Preguntas Frecuentes

Los accidentes laborales dañan en primer lugar al trabajador lesionado, pero también y no de forma menos importante a su entorno familiar y a la sociedad en su conjunto. Por ello es necesario proteger a nuestros dependientes con el amparo que la ley determina y adoptar las medidas para evitar los siniestros, que en un muy alto porcentaje es posible.

Es importante conocer y tener presente algunos elementos que son básicos sobre un tema al que directa o indirectamente podemos estar involucrados, ya sea por nuestra dependencia laboral, en nuestro hogar, en la actividad profesional o comercial que desarrollemos.

A esos efectos plantearemos una serie de preguntas que alguna vez hemos escuchado o nos las hemos hecho y procuraremos dar respuestas sencillas y prácticas a las mismas.

Previamente queremos señalar que en la preocupación del país está presente este tema desde hace casi un siglo, ya que en 1908 se elaboró el primer proyecto de ley al respecto. Con el transcurso de los años se fueron introduciendo numerosas modificaciones, hasta llegar a 1989 en que se aprueba la ley 16074, que es la vigente actualmente. Si bien desde un comienzo se estableció la responsabilidad patronal sobre los accidentes que sufrieran sus dependientes, la obligatoriedad de contratar el seguro para personal obrero o asimilado se determina a partir de la aprobación de la ley 12949 en el año 1961. La ley 16074 introduce cambios a ese respecto y extiende la obligación de asegurar a todos los trabajadores, con independencia de su categoría laboral.

A cualquier persona que realice trabajos para un tercero, con independencia de :

  • Tipo de tareas y categoría laboral (obrero, administrativo, vigilante, técnico, profesional, doméstica, etc.).
  • Características de la vinculación (temporal, a la orden, suplente, a prueba, aprendiz).
  • Lugar donde se desarrollan las tareas (en el domicilio del empleador, del trabajador, en domicilios de terceros por cuenta y orden de su patrón, etc.).
  • Si se remuneran o no las tareas y en caso que se remuneren, sea en dinero o en especies.
  • Tiempo que dure la vinculación laboral (una hora, un día, un mes, un año, o plazo indeterminado)

NO. Además de ello, debe cumplirse con las normas en materia de seguridad laboral:

  • Ley 5032 aprobada en 1914 y su decreto reglamentario 406/988. Es de aplicación en actividades de industria, comercio y servicios.
  • Decreto 89/995 sobre seguridad en la industria de la construcción.
  • Decreto 372/99, para la actividad forestal.
  • Decreto 179/001 relativo a riesgos eléctricos.

NO. La cobertura comienza a las 0 hs. del día siguiente al que fue presentada y aceptada la solicitud de seguro correspondiente. Por lo tanto el contrato debe celebrarse con anterioridad al ingreso del trabajador a la empresa.

NO. El trabajador está amparado exclusivamente en la realización de tareas dentro del lugar de trabajo. El artículo 14o de la ley 16074 excluye expresamente los accidentes sufridos en el trayecto al o del lugar que desempeña sus tareas, salvo los casos excepcionales previstos en el mismo artículo.

NO. La contratación de una póliza de Seguro de Accidentes del Trabajo y Enfermedades Profesionales es muy sencilla y basta con dirigirse a su corredor, oficinas de Casa Central, Sucursales o Agencias del Banco de Seguros en todo el país.


NO. El artículo 13° de la ley 16074 establece claramente que “todo acuerdo o renuncia tendiente a liberar al patrono de las obligaciones y responsabilidades es absolutamente nulo”.

. Todos los accidentes laborales deben ser tratados e indemnizados por el Banco, con independencia de la existencia o no de cobertura a través de la contratación de una póliza. No obstante ello, la totalidad de los gastos que demande la asistencia, indemnización de días perdidos y capital de renta en caso de incapacidad permanente, serán recuperados ante el patrón infractor (artículo 8° de la ley). Por lo tanto las consecuencias económicas que deberá enfrentar quien haya cometido la omisión, son muy importantes y basta recordar el alto costo diario que implica la internación de un trabajador lesionado en CTI. Corresponde agregar que la incapacidad permanente es cubierta mediante el pago de una renta mensual vitalicia para el trabajador o sus derecho habientes en caso de fallecimiento, a cuyos efectos el Banco exigirá el depósito del capital que surja del cálculo actuarial correspondiente. Si bien los montos a recuperar guardan directa relación con la gravedad de las lesiones, tiempo de recuperación y la remuneración que percibía el trabajador, los mismos alcanzan cifras muy importantes en dólares.

Los perjuicios a quienes incumplan la ley no son solo económicos, sino que generan trabas y sanciones administrativas y legales como embargos, impedimento de acceso a créditos, presentación en licitaciones públicas, etc. (artículos 60°, 61° y 62° de la norma vigente).

Mercedes 1004, esquina Julio Herrera y Obes | Tel: (+598) 2901 48 71 al 75 | Montevideo - Uruguay